De Amor, Amantes y Amigos

Revista de amor y Relatos de amor

Planes para mañana

Imagen de cuatrotuercas.blogspot.com

Imagen de cuatrotuercas.blogspot.com

Domingo por la tarde. Tras revisar la programación en la página de elmundo.es, que por cierto, es la que más me gusta porque casi siempre está actualizada, y al ver que no me convencía mucho la oferta de películas de sobremesa en las cadenas de siempre, decido seguir bajando la flechita. Me encuentro con un título desconocido hasta ahora para mí, (que me perdone la directora, el elenco, y todo el mundillo de la gran pantalla, incluida la crítica, pero es la verdad) aunque enormemente sugerente, que emiten en AXN White a las 16:15, Planes para mañana. Sin leer nada más que una escueta Sinopsis, tomo la decisión de verla, y de manera casi inmediata me aplaudo a mí misma al darme cuenta de que acabo de descubrir un tesoro sentimental. A los pocos minutos de empezar, tengo la necesidad de hacer un ejercicio. Ir apuntando en una libreta las palabras que se me vienen a la cabeza a medida que me voy metiendo en la historia y en la vida de sus personajes. Planes para Mañana habla de cuatro mujeres: Inés, Antonia, Marian y Mónica, habla de sus conflictos, de sus miedos, de sus dudas, de sus sentimientos encontrados, de esas decisiones que un buen día te ves obligado a tomar y te asalta ese antipático y molesto temor de no saber si te vas o no te vas a equivocar. Esa situación de una magnífica Goya Toledo en la piel de Inés, donde el reloj biológico se impone ejerciendo en ella una presión insoportable. Su inseguridad, sus temores, pero sobre todo su soledad en esa decisión, su falta de cariño, la incomprensión de los pocos seres queridos que le rodean. Ese sentimiento de culpa de Antonia (Carmen Elías), que le ha arrastrado toda su vida a anteponer los deseos de los demás a los suyos propios. Su remordimiento convive con su deseo de recuperar el tiempo perdido. Aparece la traición, con sus compañeros de alcoba, los celos, el abandono. La brecha generacional, la incomunicación, la sensación de estar entre la espada y la pared, la incomprensión, se dejan ver en las dos escenas donde las madres comunican a sus hijos la decisión que han tomado. El maltrato psicológico, el chantaje emocional, el miedo, la falta de autoestima, se adivinan en la relación rota de Marian (Ana Labordeta) con su desgastado y trasnochado marido, mientras que sentimientos como el dolor, la pérdida, el odio, el desprecio, o el deseo de venganza se imponen en el personaje de Mónica, interpretado por una convincente Aura Garrido. Y como trasfondo de todas las historias, que además se encuentran y fluyen cómodamente, la soledad de todos y cada uno de los personajes en esas decisiones, y al final, la necesidad de sentirte acompañado, aunque sea para compartirla.
Una película que entrará sin duda en mi lista de Mis Películas de Amor. El NavegAmor os deja el tráiler y algunos links con información interesante, como una entrevista a la directora Juana Macías en Fotogramas, o ficha técnica y críticas en filmaffinity, la butaca o la higuera.

 

POR MAYTE GARCÍA CANEIRO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.289 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: